jueves, 25 de octubre de 2012

Bocanadas de deseo, parte 6 de 8



Ankara

No había más fe ni principios a los que rendir culto o por los que regirse, que no fueran ÉL y el Credo de su Pasión. 
 


Cuando sentí el calor tibio de sus manos desanudando la venda que envolvía mis ojos, mi Alma temblaba, buscando quizás en la claridad inmaculada de su mirada, la condescendencia de una aprobación, un jaculatorio Amén, un visado sin vuelta hacia lo prohibido. La candidez de su sonrisa al encontrarse con mi rostro, se convirtió en el mejor beneplácito a mi letanía de plegarias. 
 


Lamió la humedad de las lágrimas que mis ojos habían derramado sobre mis mejillas, de manera diligente y solícita a la carencia que percibió acuciaba mi corazón. Sus dedos acariciaron el relieve de mis labios, estimulando su carnosidad hasta que, finalmente, me dio de beber el agua de ese oscuro manantial que era su boca, calmando mi sed de ÉL y silenciando el llanto sordo que el dolor destilaba sobre mi espalda. En cada beso me arrancaba el Alma a pedazos. Lo desgarraba hasta convertir en harapos las sombras que habitaban sus oscuros rincones. Roía un temperamento que ya no me pertenecía. 
Falsa modestia la mía pensar que yo aún seguía siendo Dueña de alguna parte de mi ser. 
 


Aquel espejo, acomodado en una de las paredes de la estancia, me devolvía el reflejo del juguete que ÉL deseaba. Un cuerpo de muñeca con el que enredaba divertido al capricho que suscribían los dictados de su Autoridad. 
 


        - Mírate.- me dijo.- Ahora contemplaras a tu Placer reflejado en ese espejo. 
 


Respiré profundamente, y la excitación enrojeció mis mejillas. Mi timidez asomaba con descaro siempre que su voz adquiriría cierta densidad voluptuosa e insinuante en la entonación, murmurando ciertas palabras en un cierto tono, exhalando ciertos suspiros, ciertos secretos inconfesables, ciertos susurros que sonaban como un monótono conjuro en la oscuridad de la noche. 
 


Protesté simplemente por cortesía, provocando expresamente avivar la tormentosa disciplina que con dulzura tendría a bien aplicarme.
En dos vueltas, envolvió mi cuello con el látigo y tiró ligeramente de él, en un movimiento ensayado y reglado. Mi boca emitió un sollozo cuando, el fino nervio de cuero, se tensó inexorable sobre mi carne.
 


       - Serás testigo de cómo tu cuerpo ya no te pertenece.- bisbiseó con voz pausada.
 


Mientras con una mano trababa el látigo que aferraba mi cuello, con la otra, emprendía un sigiloso camino que no parecía tener un destino inmediato, hacia el triangulo sagrado que se dibujaba en mi entrepierna. La divagación de sus caricias por mi cuerpo viciaba cada centímetro de mi piel, endulzaba mis sentidos, y blandía una ansiedad morbosa y casi enfermiza, a la espera de sus acciones.
 


Sus caricias, circunscribían un placer encerrado en sus manos, cuando alcanzaron por fin mi sexo. 
 


        - Tienes los muslos empapados, Muñequita.- observó mordaz y henchido de satisfacción. 
 


Por el interior de mis piernas, se deslizaba espía y confidente -a su dulce irreverencia-, el néctar de mi deleite. Mi gozo tomaba forma, haciéndose tangible a través de aquellos surcos horadados en mi piel. Exquisita ambrosía que nutría su divinidad, su suficiencia, y que calmaba su deseo de conquistar y esclavizar mi Voluntad a su capricho.
 


La autoritaria destreza de sus dedos, su tacto autocrático, sobrado de altanería, doblegó la sedición de los pliegues de mi sexo, que se perfilaban expuestos, y que pugnaban en una lucha feroz por ser agasajados por su erudita habilidad. Cada roce, arrastraba con él mi pudor, mi vergüenza, mi decoro. Extirpando a golpes una timidez que cedía el paso a un descaro cínico, indecente y obsceno. 
 


Olvidé mis últimos reparos cuando, inconscientemente, mis piernas se separaron sin consentimiento previo, cuando, sin un prólogo, mis caderas comenzaron a moverse al son de la precisión rítmica con la que sus dedos me invitaban a una danza de infinita Pasión. 
 


Mientras mi cuerpo se ensamblaba a su tacto, el látigo que rodeaba mi cuello amenazaba con vulnerar una respiración que circulaba apresurada por él. Tras un sutil tirón, una presión ligera, indolora, que lejos de dañar, simplemente anunciaba y advertía una exigencia, que declaraba una intención, que dejaba claro quién estaba al mando, que acometía una posible inquietud. 
 


        - ¡Mírate en el espejo!- me ordenó.- Contempla el placer que te concedo.
 


Mis pupilas se dilataron, dibujando un delgado anillo turquesa en el extremo del iris. Mis ojos se encontraron con los suyos en el punto justo que me convertía en un títere de sus manos. La imagen que me devolvía el espejo reflejaba un cuerpo depravado por un goce no perteneciente a mundo terrenal existente. Mi figura se retorcía sobre sí misma en un caudal de placer hedonista y desenfrenado. La sensualidad del movimiento de mi cuerpo, pervertía el deseo de Mi Señor, cuyo gesto manifestaba la satisfacción de hacerme suya a través del deleite que me proporcionaba a su gusto.
 


Su boca no se equivocaba cuando arrancó de la mía besos desobedientes que se esforzaban en fingir una oposición que estaba muy lejos de sentir, pero que Él se encargaba de darles comedimiento, corrección, comedia, tragedia –si llegaba el caso- y una razón de ser. Sus labios acababan siempre con los míos en un combate casi animal.
 

No había rendición posible, ni tregua en aquella Pasión. 
 


No había elección, ni decisión que tomar. No había un contra ni un a favor. El plebiscito en su presencia, se sometía a una dictadura injusta, pero lícita para mi Entrega. 
 


Dando libertad a la cuerda del látigo, pero sin soltarlo, lo asió por los dos extremos y descendió su boca hasta la inconformidad y la desazón que comenzaba a sentir mi sexo. Sentía la calidez de su aliento acariciar la humedad que reverberaba de mi entrepierna como un hálito de savia de la que alimentar mi Placer. Colocó uno de mis muslos sobre su hombro, y la sublevación de su lengua, como amante sigilosa pero atrevida en mi sexo abierto, empezó a deslizarse indisciplinada al terreno sagrado oculto entre mis piernas. El trabajo que laboriosamente habían realizado sus dedos, fue relevado por su boca, sus labios, sus dientes. Mi rostro se sonrojaba con inocencia cándida, inexperta, miedosa a la demora del movimiento de su lengua en tierra Sacrosanta, torturándome en incontenibles oleadas de placer, embriagando los sentidos hasta extasiarlos. El látigo apenas seguía precisando de mi atención en aquellos momentos de locura carnal, aunque su liviano efecto en mi cuello, se confundía en una espiral de placer que extraía gemidos rotos de mi garganta, mientras la mano de mi Verdugo aproximaba aún más mi cuerpo a su boca. 
 


El tesón de su lengua, inquebrantable en su cometido, me embestía en asaltos en los que apenas tenía tiempo para contraatacar o reaccionar. Imposible de canalizar todo aquel flujo de sensaciones que me invadían, la única alternativa que se presentaba como viable, era rendirme a ellas. 
 


Hombre de acción, pródigo en recursos y talentos, seguro de sí mismo, acostumbrado a mandar y a ser obedecido. Con ansia, lamía, chupaba, mordía, besaba y succionaba los dobleces de mi sexo, imponiendo su dictadura, hasta que mi cuerpo, impiadoso con el pecado y consciente de la condena, se apresuraba a desahogar aquel caudal de placer que recorría cada fibra nerviosa. Al límite de lo prohibido, donde mi cuerpo se retorcía salvaje buscando su lengua, donde las puertas del Cielo se dejaban acariciar con la yema de los dedos, donde el placer tomaba forma exclusivamente a través de él, donde su boca se convertían en el Dios al que adorar, se detuvo.
 


        -Aún no.- dijo.
 


Mi cuerpo temblaba como una hoja, a la espera de aquello que todavía no se me permitía, mientras los incipientes espasmos que comenzaban a sacudirle, fueron perdiéndose obedientes a su orden entre la perversión que asomaba por la profundidad oscura de sus ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, se prudente y piensa antes de opinar. Respeta el trabajo de los autores y no ofendas con comentarios impropios.

Nos alegra tu opinión y deseamos leerte pronto.